La UE multa a Apple con 1.800 millones de euros

La Comisión Europea ha sancionado a Apple con una multa de 1.800 millones de euros por prácticas anticompetitivas, marcando una victoria significativa para Spotify y sus argumentos contra las políticas de la App Store.
La Comisión Europea ha sancionado a Apple con una multa de 1.800 millones de euros por prácticas anticompetitivas, marcando una victoria significativa para Spotify y sus argumentos contra las políticas de la App Store.

En un giro significativo para el mercado de servicios de streaming de música, Apple ha sido multado con la astronómica suma de 1.800 millones de euros (aproximadamente 1.950 millones de dólares) por la Comisión Europea debido a conductas anticompetitivas dirigidas contra servicios rivales de música en streaming, como Spotify. Este veredicto ha sido recibido con aplausos por Spotify, que ha estado en la vanguardia de la lucha contra las políticas de la App Store de Apple, argumentando que estas prácticas han perjudicado la competencia y limitado las opciones de los consumidores.

Las prácticas restrictivas de Apple, cuestionadas por Spotify y examinadas por la Comisión Europea, han culminado en una multa histórica, subrayando la importancia de mantener un mercado digital justo y abierto.
Las prácticas restrictivas de Apple, cuestionadas por Spotify y examinadas por la Comisión Europea, han culminado en una multa histórica, subrayando la importancia de mantener un mercado digital justo y abierto.

El origen de la investigación de la Comisión Europea

La investigación de la Comisión Europea sobre las prácticas de Apple se inició a raíz de una queja presentada por Spotify en 2019, centrada en la política de Apple de cobrar una comisión del 30% y las restricciones impuestas a los servicios de música en streaming que competían directamente con Apple Music. Spotify argumentó que estas políticas no solo eran injustas sino que también colocaban a Apple Music en una posición ventajosa, al no estar sujeto a las mismas restricciones.

La respuesta de Spotify a la decisión

Spotify ha expresado su satisfacción con la decisión de la Comisión Europea, interpretándola como un claro mensaje contra las prácticas limitantes de Apple respecto a la comunicación con los consumidores. La empresa señaló que las reglas de Apple les impedían compartir directamente en su aplicación información sobre actualizaciones, precios de suscripciones, promociones, descuentos y otros beneficios, una restricción que no aplicaba a Apple Music.

La decisión de la Comisión Europea de multar a Apple no solo respalda las quejas de Spotify sobre prácticas anticompetitivas, sino que también establece un precedente para futuras regulaciones en el mercado de servicios de streaming de música.
La decisión de la Comisión Europea de multar a Apple no solo respalda las quejas de Spotify sobre prácticas anticompetitivas, sino que también establece un precedente para futuras regulaciones en el mercado de servicios de streaming de música.

El enfoque de la investigación y las consecuencias para Apple

Curiosamente, a pesar de las quejas iniciales de Spotify sobre las tarifas de la App Store y la obligación de usar el sistema de compras dentro de la aplicación, la investigación de la Comisión Europea se centró en las reglas de no derivación de Apple. Se determinó que estas restricciones, que impedían a los desarrolladores informar a los usuarios de iOS sobre servicios de suscripción de música más baratos disponibles fuera de la aplicación, eran «ilegales bajo las reglas antimonopolio de la UE».

Las próximas etapas en la lucha por un mercado digital justo

Spotify ha manifestado su intención de continuar presionando contra Apple hasta asegurar un mercado digital verdaderamente justo en todas partes. Aunque Apple ha anunciado planes de apelar la decisión, la Comisión Europea ha ordenado a Apple eliminar las provisiones anti-derivación y abstenerse de repetir la infracción o adoptar prácticas similares en el futuro. Esta decisión representa un momento crucial en la regulación de las prácticas de mercado digitales y podría tener repercusiones significativas en la forma en que las grandes tecnológicas operan dentro de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *